Autor Tema: De la Pluma y el Bolígrafo de Rose  (Leído 2994 veces)

Desconectado Rose Bellatrix

  • [·a] Conde
  • ****
  • Mensajes: 568
  • País: bo
  • Reputación +22/-1
  • Sexo: Femenino
  • "El Conocimiento es PODER".-
  • Afiliado a: Programa La UMSA Contra el Cáncer, Psicología de la Salud y Psiconcología. Unidad de Salud Mental, Área Psicología, Hospital de Clínicas.
De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« en: Mayo 20, 2013, 03:23:03 pm »
Taza de Jugo de Manzana a la Derecha, Celular sobre la Mesa, Libro de Marketing Personal, Chal Abrigador, Audífonos con Música Suave y Reloj silencioso en Habitación….y Rose Preparada para escribir.


De la Pluma y el Bolígrafo de Rose

18 de mayo de 2013

Estos escritos son especialmente para Ajayu.org

Ya era hora de que comenzara XD….!

Algunos deben de conocerme, otros no tanto y otros nada, completamente. En fin, solamente diré que muchas  de las cosas que acá diré harán que algunos conozcan otras faceta más de mi persona; una chica a la que le gusta escribir y leer mucho, estudiante de psicología (casi egresada) y  miembro (honrosa) de Ajayu.org hace algún tiempo, lo suficientemente corto pero lo suficientemente intenso como para que le tuviera un cariño especial. En fin…acá voy.

Mmmm…sinceramente…dónde comenzar? Cuando uno debe comenzar una historia o relato se le sugiere que comience desde el “Inicio”, pero al final de cuentas me pregunto…¿Y cuál es el inicio de MI historia? Con el nacimiento? Mmmm,….sinceramente no recuerdo nada  *Mente en blanco*, o con el inicio de mi memoria, es decir…en la infancia? O con el inicio de mi vida virtual? O con el inicio de mi vida de escritura? O con el inicio de mi vida en Ajayu…o con el inicio de mi vida de adolescencia…o con el inicio de mi vida social….Ufff….problema detectado en este escrito Número 1.

A ver…lo primero que recuerdo…. Ahí..! Lo primero que recuerdo ahora es que tuve un predicamento parecido hace un par de semanas, en una entrevista (la entrevista más personal y profunda que he dado) de parte de  mi colega, Capibara de Ajayu y rebelde Ignis (al que por una extraña razón le gusta que le diga su nombre Muggle en lugar del Honorable título en Ajayu…sabrán ustedes las razones). Y si….algo de mi historia conté; me pareció sumamente lindo y divertido por muchas razones.
En fin, comenzar desde el presente para explicar el pasado y planificar el futuro; ése es mi plan. Qué les parecerá?
Actualmente soy una chica de 22 años, estudiante de último Semestre de la Carrera de Psicología en la Universidad Mayor de San Andrés. Mi nombre “original” (o mis nombres) son Karen Silvana, aunque, por supuesto,…he explicado hasta el cansancio que prefiero que me digan Rose. No por razones patológicas o extrañas, sino por el simple hecho de que considero que las personas que me conocen mejor son mis propios lectores, los que además de leer mis escritos leen mis pensamientos y corazón, lo que sucede muy poco o casi nada en la vida cotidiana, exceptuando amistades. En fin...


La Historia de los Nombres

Mi nombre “Karen” fue bonito en primaria y secundaria hasta la Universidad en donde se volvió detestablemente común (con todo el respeto). Una de las cosas que no me gustan: estar en el común o general…. Siempre he preferido lo excepcional, sea de un lado u otro: D

En qué iba? Ah, verdad. “Silvana” es demasiado formal y lo suelen utilizar institucionalmente, pues me presento así para no ser confundida con nadie, al no ser un nombre demasiado común, aunque, como dije, demasiado formal. Me gustan mis nombres, claro…pero estoy acostumbrada a que me digan “Rose”, las personas que me conocen y aprecian.

La Historia de “Rose “

Tenía doce años, lo recuerdo como si fuera ayer….o no tanto? *Inspiración cortada*….en fin. Tenía doce y cursaba el sexto curso de primaria. Comenzó en la clase de literatura. Siempre había sido la típica buena estudiante, la que todos estereotipan pero pocos conocen realmente. Es uno de mis dilemas de vida y retos a la vez: que todos conozcan realmente al “buen estudiante” desde el fondo, más que servir de un buen adorno en el aula que después se olvida, o servir para copiar las tareas o ganarse el lugar de “engreído” por ahí. El ser buen estudiante es toda una buena aventura con altas…pero también con muchas y dolorosas bajas.
En fin, estoy divagando como siempre *los que se animen a leer mi estilo comprobarán que es frecuente*,  pero cursaba literatura y la tarea que el profesor había dado aquella vez fue la de “escribir un poema en verso y copiar uno en prosa”. Como buena estudiante fui directo a la biblioteca aquella vez, pero fascinada por tantos libros que leer perdí más de la cuenta en tiempo y al final escogí un poema en prosa bastante deprimente que trataba sobre la muerte; pero que se veía lo suficientemente sofisticado como para poder ganar la buena calificación.
Para el poema en verso el procedimiento fue distinto.

Mi casa contaba con un piso alto, y otro por construir con gradas al aire libre aún en la parte alta de mi casa. Había idealizado ese momento durante mucho tiempo; el “escribir un poema”. Era una niña y estaba segura de que tales “proezas” se deberían realizar en un ambiente totalmente especial, así que preparé un cuaderno, ropa abrigada, lápiz y borrador y me dispuse a subir a las gradas con estupenda vista y quedarme en el descanso durante mucho tiempo para “inspirarme” y escribir algo nuevo y bello.

Pasó mucho tiempo mientras esa niñita se quedaba ahí, en el descanso de las gradas esperando la inspiración que nunca llegaba hasta que comenzó a admirar el paisaje y dejar de pensar…. Se concentró en el cielo bello, los pájaros a lo lejos, el ambiente….el viento y sobre todo aquella brisa refrescante que bañaba todo su ser…y entonces sucedió: brisa.

“Sale el sol radiante de Luz….como el lucero de la brisa otoñal….”

La frase había aparecido sin que lo hubiese esperado; tan lejana pero tan propia a la vez…sabía que no lo copiaba de nada de lo que había leído hasta ese entonces y fue en ese momento en donde comenzó a escribir,…no tareas, no copias, no ensayos, sino simplemente lo que sentía.

Al día siguiente en clase esperaba encontrar una buena calificación  por un trabajo que no había sido un trabajo.
Y el profesor la llamó.

Esperaba una felicitación o algo, pero entonces sucedió.

-   ¿Éste fue el poema que copiaste y éste el que escribiste, no?
La niña miró.
-   No profesor…al revés.
El profesor miró extrañado y sacudió la cabeza.
-   No,  éste poema está copiado- era casi una acusación señalando el poema que había escrito.
-   No.

La discusión siguió sin que el profesor cediera, como algunos profesores suelen no ceder a pesar de estar totalmente equivocados.

Fue una decepción momentánea, pues mientras caminaba hacia mi asiento me preguntaba el por qué de dicho fenómeno.

¿Por qué el profesor confundía un poema escrito por una aficionada por el copiado de alguien profesional?
Es que tenía “aptitudes”?

Nada. Y es que después de años sé que no se necesitan aptitudes o algo parecido para escribir, quizá si para prosa, poemas y demás…de acuerdo a las reglas de la escritura, pero no existe algo más importante que corazón para escribir, y no quiero sonar romántica…sino sentimiento, pasión, deseo y la verdadera diversión para escribir.
Mi historia de escritura se entremezcla con pasajes de mi adolescencia, juventud….. con pasajes alegres, divertidos, pero así también momentos de profundo dolor; aunque lo más apropiado sería decir que en todo lo que se involucró la lectura y la escritura durante mi vida simplemente fue PASIÓN.

Y es que ése fue el sello característico de mi Pseudónimo; Rose….

PASIÓN.

En grandes pasajes…luego de ésa experiencia, al ser una adolescente me enamoré por primera vez y (como Ignis me calificó luego), al ser una adolescente tímida, presentar los valores conservadores de mi crianza (el Clásico: “Una chica nunca se declara a un varón”), no tuve la oportunidad de decírselo, pero si para escribir infinidad de poemas (mis primeros poemas y los últimos de mi época) y escritos (cartas, confesiones, relatos, pasajes de diario) destinados a él….que nunca recibió.  Fue una época importante pues escribí y aprendí a escribir porque lo quieres, sin pensar en nada más…y eso fue lo esencial.

Luego de años, y al habituarme a la costumbre de escribir un diario comencé a escribir más  cosas, aunque nada importante en realidad, o de importancia…porque luego de que el primer amor se fuera y con él el sentimiento comencé a soñar en lugar de escribir; lo que me permitió escribir cosas más concretas luego. Fueron épocas movidas y difíciles en los que me tocó mudarme y apoyarme en mi familia…

Finalmente, luego de escribir durante años en un diario, y siguiendo mis estudios conocí la literatura de ciencia ficción (Esencialmente la saga de Harry Potter), que más que emocionarme con la “magia” (como suponen algunas personas de los que leímos la saga), me conmovió la maestría de escenarios, personajes y relaciones existentes…la emoción de cada historia detrás de una sola…la emoción de cada una.

Y, luego de poco tiempo me sorprendí enamorada platónicamente de uno de los personajes de la saga. No era la primera vez que me enamoraba de un personaje de novela o un héroe, pero él quedaba perfecto a lo que la chica de ese entonces quería: un hombre rebelde, lleno de energía y odiando las reglas, noble y caballeroso que luchaba por sus ideales. Comencé a soñar con él, pero un día, inesperadamente en el libro, tuve la infortunada suerte de leer sobre su muerte. Su Muerte..! Cómo vives mientras “experimentas” la muerte de la persona que amas..? Cursaba el último trimestre de cuarto de secundaria y me recuerdo como un zombie que caminaba sollozando cada vez que lo recordaba en algo… era insoportable y así era vivido el duelo por mi durante días.

Trataba de encontrar algo de la esencia de aquel personaje ficticio que me había enamorado en alguna parte de la saga…trataba de encontrarlo en alguna página, en algún lugar…pero era sencillamente imposible; me sabía de memoria todo el libro y no había en lo más mínimo nada de él. Nada. Simplemente había muerto para no dejar rastro? La autora contestaba que si y mi mente rogaba que no. Es que no había consideración para algunas lectoras que se enamoraban  de su personaje?

Un día, bajo mi reciente descubrimiento a los 18 años del uso de algo llamado “internet”, que se había convertido en necesario debido a  asuntos administrativos…leí una historia que apareció simplemente en la pantalla al seguir algunos hipervínculos… y por un  momento me quedé helada. Era una historia de Sirius..! El personaje del cual me había enamorado..!! Pero no era cualquier historia….era una historia  nueva de su vida en el Colegio..! Por más simple que parezca logró emocionar mi corazón casi al punto de las lágrimas; era casi como lograr ver vivo a alguien que habías considerado muerto…algo increíble…pero maravilloso. No supe cómo guardar la historia, pero desde ese día mi anhelo fue leer aquellos (que después descubrí que se llamaban) fics  y poco tiempo después me encontré a mi misma pensando en escribir las mías propias, dejando volar mi imaginación y emoción también.
Y bien, divago de nuevo. En ese entonces; para el registro en páginas web relacionadas me pidieron un nombre de Usuario y ahí vino el Dilema. Qué decidir? Como una página Pottérica todos llevaban nombres de sus ídolos favoritos…personajes, apellidos, en fin.  No quise escoger algo…pero había leído la historia de mi ídolo favorita en la saga de HP (Harry Potter): Bellatrix Lestrange. Definitivamente había puntos en los cuales me identificaba… demasiados en muchos casos, así que sencillamente escogí que deseaba hacer honor a su nombre llevándolo…pero un problema…! El nombre ya había sido tomado por otra usuaria…y otro nombre parecido..y nada, otro, otro…y luego del décimo quinto intento me dí por vencida. Traté de registrarme durante semanas sin conseguirlo, hasta que un día, sin más aviso tecleé la palabra:

“Rose Bellatrix”

Y enseguida:

“Usted está registrado ahora en..”

No pude creerlo mirando aquel nombre que no había tenido relación nunca conmigo… pero que por alguna razón había  algo que hacía conexión ahí, una historia larga en mi vida con la cual me identificaba….
Y el nombre nació desde entonces: Rose.

La escritura aumentó, incursionando rápidamente desde el campo de la ficción hacia otros más independientes. Desde personajes creados por alguien más hasta personajes propios, fruto de la inspiración dada por jóvenes escritores europeos (especialmente españoles), amigos que dejaban volar y salir todo en escritos….una y otra vez. Escribir todo lo que saliera, sin límites.

Nacieron Blogs, colaboraciones y otros medios en donde las publicaciones se hacían accesibles para alguien ávido de escribir y personas que lo admiraban, y admiraban su estilo. Era increíble recibir cartas, comentarios y felicitaciones por personas que afirmaban haber llorado, reído y haberse asustado con una producción tuya...! Un halago y, posteriormente…la gloria de saber que escribir es lo que uno desea.

“Bellatrix” se quedó en los escritos de HP y “Rose” siguió adelante, tornándose en mis pensamientos sin censura moral o social saliendo porque así era yo. Con el Pseudónimo de Rose sabía que realmente me estaba expresando, más que lo que decía en cualquier otro lugar. Incluso ahora, años después, sé que quizá sirvió como terapia al convertirse en mi forma de expresión principal, lo que no había tenido o podido realizar durante los años de colegio en donde todo había sido convencional más que de sentimiento y elección propia.

Luego me acostumbré; amigos de otros países, propis y conocidos me llamaron “Rose”, porque solían decir que era más para mí y yo lo acepté, sonriendo y a modo de broma; D Así comienzan las tragicomedias  preparadas en la Historia de Rose Karen Silvana Flores Quisbert XD...!


 -nice-
« Última modificación: Mayo 20, 2013, 03:29:23 pm por Rose Bellatrix »

Desconectado Nessie

  • [·a] Girl Zone
  • [·a] Caballero
  • ***
  • Mensajes: 215
  • País: bo
  • Reputación +115/-3
  • Sexo: Femenino
  • Ajayu.org
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #1 en: Mayo 20, 2013, 10:26:11 pm »
-aplaude-  -:D-

Me encantó tu blog Rose! Es bueno decir que ahora te 'conozco' a little more  ;D. Me agradó enterarme de como es que te adentraste a la saga Potterica, es algo que siempre me pregunte indirectamente. Y de hecho el origen de tu nombre nunca lo hubiese imaginado así, lo de Bellatrix lo sospechaba, pero lo de Rose, no tenía idea. Es curioso que te pusieses el nombre del personaje que mató a Sirius, eso te pone en un dilema o en una contradicción? -entrevista a Rose-
 

My baby, don't think it's hard.

Desconectado Ignis

  • [·a] Escudero
  • **
  • Mensajes: 112
  • País: 00
  • Reputación +1/-1
  • Sexo: Masculino
  • "Dos más dos NO son cinco."
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #2 en: Mayo 21, 2013, 09:25:00 pm »
 :cerealnom:
Hey! Mi nombre es tan "muggle" como el suyo señorita, gracias.
Caballeros, damas. Con permiso.
*Ignis se retira solemnemente*
"Un cerdito que no vuela, es tan sólo un cerdito"
                                                        Sabiduría popular

Desconectado Teru Mikami

  • [X-Kira]
  • [·a] Señor Feudal
  • [·a] Héroe
  • *******
  • Mensajes: 2994
  • País: bo
  • Reputación +118/-0
  • Sexo: Masculino
  • :: Sakujo ~
    • #:·: ~ Virtual Insanity ~ :·:#
  • Afiliado a: Mas y Mejor Internet para Bolivia
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #3 en: Mayo 22, 2013, 01:10:37 pm »
 :memenice: Se va como nota de portada 8D

Ah ja ja ja, ahora bien explicadito, todo tiene más sentido. Que genial el destape Rose! Como para releerlo una vez más.

Por un lado, me pareció una respuesta a un tema como "Significado de tu nick", pero adquirió una profundidad mucho mayor. Al final, cada quien tiene su inspiración en ese mundo de fantasía que como fuera uno desea hacerlo realidad, aunque en una mínima proporción...
Me parece que ese es un nexo crucial que todos compartimos, al menos en este foro.

Adoro las historias de ese tipo, síguele y no pares!  :memelol:

*muerde al Capibara*  :umad:

Que sigan las entrevistas a la escritora del foro! Esa forma de relatar, señores x)





Desconectado Rose Bellatrix

  • [·a] Conde
  • ****
  • Mensajes: 568
  • País: bo
  • Reputación +22/-1
  • Sexo: Femenino
  • "El Conocimiento es PODER".-
  • Afiliado a: Programa La UMSA Contra el Cáncer, Psicología de la Salud y Psiconcología. Unidad de Salud Mental, Área Psicología, Hospital de Clínicas.
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #4 en: Junio 03, 2013, 10:56:27 am »
Gracias a Ness por dar tema del cualq hablar, A Teru por los ánimos (y por atreverse a poner una historia relativamente "personal" en Portada....), por la Mordida a Capíbara y a Ignis por retirarse como todo un caballero  -xD-


Sábado 1 de Junio de 2013

Café negro, fuerte, manta abrigadora y lentes para descansar la vista mientras busco sobre que escribir en psicología y me topo de frente con la Inspiración para escribir algo sobre mí. Ambas nos miramos, sonreímos y yo comienzo a escribir mientras siendo el dolor del golpe en la cabeza…
[/i]

9 de la noche con dieciséis minutos.

Ha resultado realmente simpático volver a leer comentarios acerca de lo que escribo.

N
o escribo hace mucho; bueno…realmente no escribo algo que salga de mi mente, algo; como se diría, puramente  propio de mi pensamiento y mi criterio, algo personal. Es complicado explicarlo; pero la razón principal es que, sobre todo en mi área, la psicología, es altamente nocivo decir las cosas porque si, por lo que uno “cree”. He aprendido a decir las cosas con propiedad y respaldada verificación, más que simples pensamientos y reflexiones poco científicas. Por ello…, y claro, por el tiempo, se ha hecho tan difícil escribir algo “decente” que provenga de mí….pero nada, acá me tienen, sentada enfrente de la computadora escribiendo para Ajayu.org y pensando en los lectores que leerán y comentarán, pero así mismo en los lectores que no lo harán pero que se sentarán quizá a pensar un poco en mí o a reflexionar comparando casos parecidos con los que quizá relato…o quizá simplemente por diversión o para perder el tiempo. En fin…quien tenga el tiempo y la voluntad suficiente para leer algo que sale puramente de mi mente es quien merece mi aplauso y agradecimiento pues es un halago que se realiza a quienes escribimos por el simple hecho de que nos gusta hacerlo.

Y basta de hablar sobre escribir (o basta de hablar tan directamente, debería decir). ¿Por qué no escribir sobre otra cosa?, me pregunto.  Y me respondo a la vez; por qué no?
Hablar del clima es algo interesante cuando no sabes qué decir, pero hablar de algo más profundo es el problema luego de cinco minutos hablando del clima.

Sobre la Inspiración y Conflicto del que preguntaba Ness? Ok. : Pseudónimos Pottericos y algo más

Cualquiera diría que mi Pseudónimo Inicial; “Rose Bellatrix”, al ser escogido para iniciar mi vida escribiendo historias de Sirius Black, siendo su asesina del Mismo nombre tendría un componente psicológico de fondo… y en realidad no sé si se equivocaría; primero porque no puedo analizarme a mí misma, existiendo barreras psicológicas, defensas y un montón de cosas que me impedirían ver cosas que mi conciencia no quiere ver y en segundo lugar porque sinceramente no me gustaría saberlo. Hay cierto encanto en el misterio; a pesar de que en un punto nos irrite no poder descifrar la clave de su anonimato…pero el encanto sigue ahí. Aunque también el encanto del saber sea la tentación. Con lo que me sucede, entonces, prefiero darle una suave hipótesis y dejarlo ahí.
La elección de “Bellatrix” no fue casual, aunque a decir verdad no se relacionó (al menos de forma consiente) con ser la Asesina de Sirius Black. El nombre “Bellatrix” cuenta una historia dentro de sí.

Al descubrir el mundo de los fanfictions tuve acceso al más grande archivo de escritos sobre historias de Harry Potter antes no descubiertas. Aparecieron, luego de la primera autora que leí, muchísimas más historias que me tenían entusiasmada, ensimismada con cada una de ellas. No cabía de gozo. Era como encontrar una gran biblioteca de Historias nuevas sobre personas que amamos.  Exploré (al inicio una vez por semana…o cada dos o tres semanas) historias diferentes sobre diferentes personajes y autores…tantos..! Era realmente increíble la cantidad.

Un día leí una página al azar con un comentario de una chica que hablaba sobre un “Excelente” fic (fanfiction) de Harry Potter en donde se  felicitaba al autor por retratar tan bien a Bellatrix Lestrange como personaje dentro de la Historia. En ese entonces había establecido una conexión (pensada durante días). Trataba de encontrar el significado original por el que Sirius Black había sido asesinado por su prima, precisamente ella: Bellatrix Lestrange.   Me intrigaba profundamente la polaridad de sus bandos y elecciones, pero me intrigaba mucho más el parecido, el origen de todo lo que habían tenido ellos. Era su prima…es decir, y al ser familias conservadoras las llamadas “Sangres Pura”, habían vivido juntos, compartido costumbres, tradición, familia… Me obsesioné (en cierto punto) de que había una conexión en ahí que no veía pero que se insinuaba.  Mis pensamientos llegaron a tal punto de analizar las conversaciones (o la conversación) que Sirius tenía al mencionar a su prima en el quinto libro. Analizar la expresión, los gestos que se describían. Finalmente llegué a la teoría de que había una insinuación incestuosa al respecto y me horroricé a mi misma por sólo pensarlo. También debo mencionar que en el libro las relaciones incestuosas entre “Sangres Pura” eran relativamente (enfatizo; “relativamente”) normales o al menos lo habían sido pues, al estar obsesionados de casarse con “sangres Pura” y al no existir muchos Sangres Pura (cada vez habían menos), y al estar casi todos emparentados…ese tipo de relaciones se daban.
Mi primer fanfiction nació así; pensando en que quizá había habido una historia de amor detrás de ello, pero claro…borrando de alguna forma la relación incestuosa (al menos sanguínea). Al no utilizar la computadora continuamente y tener más ideas en la cabeza… escribí a máquina de escribir mi primer fanfiction.

Primer fanfiction y Escribir a Máquina

 El escribir a máquina había sido una obsesión y deseo secreto mucho antes; al menos lo recuerdo al cumplir los doce o alrededores. Se me había metido a la cabeza que debía ser escritora (inspirada por una novela), pero a la vez había visto a los escritores en las películas y libros (así como revistas) escribir en una máquina velozmente pero sin ver cada tecla antes de mecanografiar…sólo seguir el ritmo de sus pensamientos y escribir con las manos mientras se pensaba sin ver. Mamá y papá (especialmente él) habían sido excelentes en el uso de la máquina al ser jóvenes, de hecho…así se habían conocido. Quería ser como ellos y algo de mi fantasía, así que me había puesto a escribir, con esfuerzo al inicio y luego con pocos errores y dificultades, intentando de todas las formas escribir así.

Mi primer fanfiction tratando la historia fue escrito a los siete días aproximadamente, de haberlo pensado. Alrededor de cien hojas en ambos lados habían sido utilizadas, entonces y apenas estaba por salir del colegio. Me había sentido orgullosa, pero no había nadie quien lo apreciara.
Finalmente, luego de escribir tal teoría, escribiendo a una Bellatrix suave y tierna con una historia de adolescentes junto a Sirius Black, descubrí por red que no era la única “loca” que creía en mi teoría: ya habían sido presentadas muchas parecidas con historias incluidas y todo ello. Me sentí comprendida y entonces, adentrándome al mundo de lo “prohibido”, acepté tal teoría buscando historias de “Sirius y Bellatrix”.

El día en que leí aquel comentario de la excelente autora, la busqué casi de inmediato, encontrándola (si no me equivoco), en una historia que trataba sobre Sirius y ella…pero la Bellatrix que tenía no tenía nada de tierna como la mía, al contrario…se mostraba casi real, es decir…encajaba perfectamente en la personalidad que la autora le había dado.  Fue impresionante  y mi reacción fue llevar el fic, copiarlo (a máquina), imprimirlo y buscar más.
La autora mencionada (según su perfil) resultaba una chica española de veintiún años (en ese entonces) y había sido magistral en presentar fanfictions hablando de los “Black” (Sirius Black y Bellatrix  Black, así como toda la familia). Devoré todos sus fanfictions y entonces comencé a enamorarme más del personaje de Bellatrix.

Se mostraba imponente; altamente conservadora, inteligente, soberbia, impecable, dominante, con ideas locas pero con una fuerte convicción a sus ideales. Apasionada, sexual, simbólicamente demostraba la grandeza de la maldad, su seducción. Me identifiqué con gran parte de sus cualidades.
De Reyes, Protocolos, Princesas y Sangres Pura

Desde niña aprecié lo protocolar y lo monárquico. Quizá fueron las historias sobre princesas y reyes….quizá algo en mis genes (muchos lo han mencionado), pero desde que pisé el mundo había algo “diferente” en mí. De hecho sonrío ahora…amo esa diferencia que me aparta de lo común.  Enfatizaba el protocolo, el saludo, los modales, la diferencia de vestimenta, la teatralidad…casi como si estuviese viviendo en realidad todo ello.  Me identifiqué con el ideal de “Sangre Pura” mencionado, comparando mis ideales también. La diferente vestimenta, costumbres…educación,  me cautivaron.

Bellatrix se convirtió casi en un modelo a seguir….diferente a lo cotidiano y como en realidad deseaba ser. Tener la fría seguridad de tus convicciones a pesar de que el mundo diga lo contrario….era el éxtasis.

Bellatrix se convirtió en mi personaje favorito. Anhelaba leer más de ella, saber mucho más. Aparecieron autores diferentes y ahí comencé a leer algunos géneros más, otros bastante calmados, pero la mayoría sobre mortífagos; que en el mundo mágico sería como hablar de un grupo de asesinos, psicópatas, lo que implicaba hablar de muertes violentas explícitas, sexo en diversidad de formas y situaciones duras relacionadas con lo oscuro.
Quizá algo de mí surgió ahí, además de algo ficticio era algo que bañaba el pensamiento y, digo yo, ya era hora de que dejara el control por unos minutos.

Las historias se fueron dando, y al analizar lo escrito se fue descubriendo a la vez mucho más; el gusto por el análisis, la profundidad, la persona. No digo que fue la causa, pero contribuyó mucho a darle interés al estudio de lo psicológico.

Y ahora lo que Ness preguntaba: el Registro. En realidad, ni siquiera lo pensé. Ensimismada como estaba, fue fácil teclear “Bellatrix” en el registro y obtener mi pseudónimo así. Nada de culpabilidad…aunque, quizá, cierto placer por decirlo así. Había una relación con Sirius innegable y yo lo sabía; eso bastaba. Finalmente, contestando…no, no tengo conflicto, porque creo que las razones por las cuales Bellatrix y Sirius estuvieron relacionados en aquel asesinato fueron algo más que lo aparente, algo de familia, y algo así, que nadie puede entender a simple vista, pero que tiene una profundidad extraordinaria de teorías por detrás, es lo mío.

Finalmente no he contado mucho de mi vida por acá,  y quizá a estas alturas los que me conocen superficialmente crean que soy una empedernida fan de la Saga de Harry Potter…y si, la he leído, pero me impresiona (como dije) la profundidad de relaciones y personajes en lo humano (o la profundidad que yo creo en mi mente), en todo caso da igual.

No escribo fanfictions hace muchísimo. Creo que mi última actualización es en octubre o septiembre del año pasado, en una historia larguísima sobre la Primera Guerra de HP (Pottericos comprenden), que en realidad desearía continuar pero el tiempo no me permite. Bueno, será cuando tenga que ser.

Y si….como dijo Teru, algo que compartimos todos, quizá…es ver algo más de significado de lo fantástico, lo ficticio que se nos presenta enfrente y darle un significado útil, real y maravillosamente dinámico en nuestras vidas, al menos expresándolos de cierta manera. Un logro. Una dicha.

Por ahora, no se me ocurre escribir algo más y ya son las diez de la noche, así que…me despido cordialmente por un momento para ver si la película que comienza a las diez es suficientemente buena para que me vaya a la cama o para que continúe contando algunas de mis “aventuras”.
……………………………….

Nostalgia de Friki y  Singularidades  de Vida

El contar mi vida como fanática, aficionada o seguidora de la saga no fue tan malo, ahora que lo pienso. Recientemente (hace dos semanas) se celebró el día del Orgullo Friki, que me trajo maravillosos recuerdos de mi vida activa como miembro del Club Alianza Fénix de Harry Potter La Paz, al que pertenecí y del que hablaré, seguramente en próximos post. Pero fue fantástico, si es que puedo recordarlo. Emociona….saber que estás ahí, un día…jugando con varitas y túnicas en El Prado con tus compañeros, viviendo la ilusión, y encontrarte otro día, pocos años después, escribiendo proyectos y soñando con cosas llamadas por la sociedad “más maduras”. Da cierta nostalgia.

Pero las cosas cambian, sigo acá, escribiendo en la computadora (que, creo, me seguirá por el resto de mi vida) y pensando en cosas bonitas. Tantos recuerdos..!
No tengo idea de lo que desearían saber de mí, aunque tengo claro que quiero escribir muchísimo más acerca de  mi vida. Hasta ahora todo ha ido bien, aunque debo admitir que en ciertos momentos me planteo el escribir o no cierta referencia…cierta cita, cierto asunto… ¿Qué tan personal puede ser todo esto? Haciendo una evaluación general, siento como si estuviese dando una conferencia acerca de mi vida frente a muchas personas, conocidas y desconocidas. ¿Qué esperar de ello? De forma graciosa sería como un grupo de Terapia.

Problema detectado en escrito número dos.

No sé si mi vida es interesante, pero si sé que es diferente a lo común o a la “normalidad” estadística a mi grupo etáreo, al menos. Muchas veces me lo han dicho, aunque considero que todos tienen una historia interesante y fascinante que contar, pero quizá no lo hacen, esa es la única diferencia entre mi historia y la suya.

Y ahora..? Mmm…música? Comida favorita? Amigos? Familia? Infancia? Singularidades y diferencias?

Ok.

Mi singularidad característica fue mi perdición; maldición y bendición. La Inteligencia o Intelectualidad.

Mencioné que fui una buena estudiante desde primer año (pues no cursé el Kínder, como varios miembros de mi familia). No recuerdo mucho cuando tenía cuatro años o cinco. Sólo recuerdo que me gustaba Frutillita, una serie inocente de una niña, los Ositos Gummy (o algo así), Heidi, Marco, las Flores, las Princesas y cuentos de Príncipes y reyes, Barbie y Ken, Osos de peluche y todo lo relacionado a princesas. Mucho antes se me veía diferente. Mamá solía decir que era una “señorita”. Rio al recordar cómo lo cuentan. Todos estaban extrañados por el hecho de que yo, a la tierna edad de tres años, me comportara como toda una señorita; saludando de beso en la mejilla a todos y preguntando protocolarmente “¿Y cómo está usted?”, apenas hablando algunas frases simples. Vestía de encaje y vestidos largos con panties delicados y zapatitos de charol, todo combinado. Todos maravillados con lo que era.

A los cinco años le había tomado gusto a la lectura, por causa de mamá, quien se había empeñado a enseñarnos (a mi hermano y a mi) el gusto por le lectura por medio de revistas con dibujos o comics. Funcionó. A la edad de cuatro años ya sabía recitar de memoria todos los diálogos que solía leer de las revistas de Heidi, mi favorita.
Por ser mi hermano mayor y entrar el colegio antes, mis padres vieron la soledad que presentaba al o estar él, y luego, a los cinco años recién cumplidos me metieron al primero de primaria. No funcionó. Era demasiado niña para adaptarme al ritmo de chicos que escribían letras, a pesar de la atención y obediencia mostrada. Al final recuerdo que me quedé como “Ayudante” de la profesora o algo así, haciéndome amiga de su hija, también en el curso, pero con una salud delicada. Me sacaron del colegio, no sin antes haber aprendido algo más y prometiendo llevarme al año siguiente.

Al entrar al colegio, y por problemas de mudanzas constantes y trabajo, tuve dos colegios en primer grado. Con la ayuda, supervisión y apoyo constante de mamá logré ser la mejor en ambos cursos. Ahora que lo pienso…¿qué tanto influyó esto en mi vida? Fue determinante.

Ahora puedo decirlo: la ciencia y el conocimiento son buenos, el estudio que conlleva también, pero en muchas oportunidades hubiese preferido aquel 45 o 50 de promedio al 70, pues de cierta manera uno sacrificó su vida social y personal, así como algo de la familiar por obtener excelentes notas que luego, son buenas y todo, pero que no lo son en caso de haber sido producto de un “sacrificio”.

Quizá maduré más rápido, dicen algunos., Quizá.  Puedo contar cientos de experiencias acerca de olimpiadas, concursos, etc., en donde haya competencia…pero poco o nada puedo hablar de experiencias sociales en la adolescencia y estos recuerdos hermosos.
En fin…es lo bastante tarde para que escriba algo más (el sueño llega en momentos inoportunos=, así que pondré en evidencia toda mi vida en otra ocasión: D..! Hasta que las letras y computadora me lo permitan junto a la inspiración.

Y por cierto, me perdí la Peli “La Ventana Secreta” por escribir esto. Vaya cosa..!

Rose

 -nice-

*Baja Telón*




Desconectado Nessie

  • [·a] Girl Zone
  • [·a] Caballero
  • ***
  • Mensajes: 215
  • País: bo
  • Reputación +115/-3
  • Sexo: Femenino
  • Ajayu.org
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #5 en: Junio 04, 2013, 08:02:49 pm »
Gracias por responder a  mi pregunta Rose  -x3-, puedo suponer los extraños lazos que seguramente unen a esos dos personajes  :).

La jerarquía del mundo de los magos se me hace curiosa, y mas la mención de los sangre pura, con qué ideales de los que se llaman así te identificas? -continua con la entrevista- Crees que el fin justifique los medios?

Sería interesante leer uno de tus fanfics (subir uno por estos lares quizas?), no soy muy fanática de ellos ya que suelo desilusionarme con la forma en la que tratan a los personajes, o la dirección obvia que le dan a la historia, pero me agradaría leer una de tus creaciones  ;D

Ser la niña perfecta puede ser lo mas simple del mundo (en mi perspectiva), seguir una linea de reglas y cumplir con aquel prospecto con lo que se podrá ser 'feliz' y hacer feliz, uno le encuentra el gusto, hasta el punto en que las actividades sociales pierden el encanto, y por qué no simplemente excluirlas/dejarlas pasar. El lamento por ambos aspectos (tanto el académico, como el social) viene cuando ya es relativamente 'tarde', pero a la vez se le puede encontrar un encanto (agridulce, que si gusta) por haber vivido de esa manera (de nuevo según mi punto de vista). Creo que las personas que pasan por ello son llamadas 'maduras', aún cuando analizándolo bien el hecho de no haber vivido ciertas experiencias a la edad en la que normalmente se las vive podría denotar lo contrario. Crees que calificar a una persona de madura, porque cumplió con las expectativas puestas en ella, a una edad temprana, que no haya pasado por las vivencias sociales y/o académicas digamos llamadas normales, sea correcto?

Creo que me pasaré por el foro solo a leer tus escritos Rose, últimamente ando con el cerebro seco, así que al menos aportaré con comentarios por estos lares xD

Hasta el siguiente post, saludines!  -:D-

My baby, don't think it's hard.

Desconectado Rose Bellatrix

  • [·a] Conde
  • ****
  • Mensajes: 568
  • País: bo
  • Reputación +22/-1
  • Sexo: Femenino
  • "El Conocimiento es PODER".-
  • Afiliado a: Programa La UMSA Contra el Cáncer, Psicología de la Salud y Psiconcología. Unidad de Salud Mental, Área Psicología, Hospital de Clínicas.
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #6 en: Diciembre 13, 2013, 02:06:11 pm »

Gracias por tus comentarios, Ness...sin embargo, te dejo la respuesta a tus dudas para el siguiente post, pues escribi el que sigue en un momento de gracia, en donde pensaba en cosas diferentes...-espero lo comprendas  :memenice:


Nota previa: Fiestas de fin de año que me traen recuerdos. Finalmente termino la carrera de psicología y no puedo creer que cinco años se hayan abalanzado sobre mí y que mi mente esté llena de cosas tan diferentes… que tantas cosas hayan cambiado y que la Rose de hoy sea tan diferente a aquella chiquilla de dieciocho años que salía bachiller. Hoy la niña es mujer y la bachiller se ha convertido en una flamante egresada de psicología. Añoranza de días lejanos de escritura y lectura, mucha, mucha lectura… de días universitarios que, sorprendentemente, ¡han terminado…! Me dan ternura los chicos que añoran ser psicólogos y los que eligen carreras en estos días, lo que me remonta a los recuerdos del cómo elegí ser psicóloga y cuál fue mi recorrido para serlo.

Ser Psicóloga: De mi Gran recorrido entre “vocaciones” y “Profesiones”




Mi  madrina es abogada; así que las primeras influencias de la profesión que elegiría cuando fuera “mayor” vinieron de ella. Recuerdo que papá la había nombrado porque decía que era una “buena profesional”. Casada pero sin hijos; al parecer era un buen prospecto para ser una buena madrina. Aunque nunca tuvo un cariño especial por mí (apenas recordaba mi nombre y jamás vino a visitarme) siempre hablábamos un poco de ella y finalmente por el perfil que presentaba de una mujer elegante y segura de sí misma así como independiente un día decidí que quería ser abogada.

Aunque no era una idea frecuente; pues en primaria había dibujado muchísimas veces a mi misma con una profesión distinta (doctora o enfermera). Ahora sé que aquel trabajo siempre se relacionaba con la atención de personas en un área importante.
La idea fue creciendo cada día al acercarse el día de mi graduación, aunque no manifestaba especial gusto por nada; por una parte apoyada de las buenas notas en todo que no ayudaban en nada a definir lo que realmente me gustaba, para lo que realmente tenía talento y para lo que no.  Aunque claro, era definitivo que no iba a elegir algo relacionado a la Electricidad, mecánica o trabajo físico.
Rio un poco. Trabajo físico. Puedo decir que “colgué los tenis” en cuarto de secundaria (ahora sexto de secundaria), pues nunca fui buena para deportes y educación física. Debo decir que estaba algo orgullosa de mí secretamente cada vez que fallaba cualquier pase, perdía cualquier carrera o algo por el estilo en parte porque sabía que era el estereotipo clásico: mientras más “inteligente” peor en los “deportes”.  Aunque Dios sabe que lo intenté, porque quiéralo o no las bajas notas en la materia de educación física arruinaban mi perfecto promedio de buena estudiante. Fue anecdótico: venía un exámen y yo practicaba y practicaba todas las tardes...sean  pases de voleibol, básquet, futbol, lo que fuera... toda la semana durante horas hasta que llegaba el fatídico día y al momento de lanzar… nada; ¡al aire!, lo que significaba un cero bien ganado. No podía creerlo mientras que mis compañeros, que recién se acordaban del día del exámen, sacaban la máxima nota… Lo que me salvó esos años fueron los exámenes escritos sobre reglas del básquetbol o vóley en los que sacaba buenas notas y los que me ayudaban a aprobar con un aceptable 45 o 50 sobre 70 puntos.

Así que mi vida estaba condenada a seguir con educación física hasta cuarto de secundaria cuando saqué la mejor nota: 70. ¡Increíble! Y es que descubrí que como corredora de maratón tengo mucha resistencia… en fin, ahí terminó (con broche de oro) mi vida como deportista de competición y empezó mi vida como deportista de afición (que era mucho mejor, claro).

Mecánica y electrónica…no son de mi devoción. Aunque claro, sé cambiar focos y realizar algunas conexiones básicas de electricidad...Pero hasta ahí. Mecánica…me estresa. Mil veces llamar a un mecánico para arreglar cualquier problema relacionado.
De las demás profesiones, como mencioné, no tenía idea.  Tenía muy buenas notas en todo y claro, me limitaba a cumplir y estudiar, lo que me dificultó bastante elegir algo que realmente llamara mi atención; al parecer era “buena en todo” lo que hacía que dudara si el campo que estaba por elegir era de mi gusto o lo era por las buenas calificaciones. Fue un gran camino a recorrer.

Recuerdo el momento decisivo: cuarto de secundaria (sexto de secundaria) o promoción: sabía que el momento “D” se acercaba y aunque había anunciado durante años que entraría en la facultad de derecho, hay un momento en donde realmente te paras enfrente de  ti, de tu vida misma y te preguntas “Ya, en serio..¿Qué voy a estudiar?”.

En ese momento todo significa algo; me recuerdo analizándome de pies a cabeza, tanto el presente, las posibilidades y oportunidades que tenía así como también mi historia personal. Derecho, por supuesto, estaba al frente de todo y todo el que me conociera suponía que estudiaría esa carrera, pero en ese momento definitivo realmente me miré a mi misma y no encontré algo que concordara con todo.
Tenía buenas calificaciones, que me hacían una candidata inmediata para becas en otros países. Al final del año observé que incluso era candidata para Japón, sumamente restrictivo en calificaciones y sólo para estudiantes con un promedio mayor al 60. Se suponía que me darían un año de idiomas y luego a volar…  Pero no. La ansiedad de mis padres por encontrarme tan lejos era demasiada... y el abandonar mi país para quedarme en otro lugar no era alentador, aunque sí tentador.  Dejé las posibilidades para pensarlo, aunque sabía que dentro de mí no creía estar preparada para ello en ese entonces. Quizá más adelante, no ahora.

Entonces se presentaban las posibilidades de estudiar en el país. Más allá del estatus y el “ver” que tendría ante la sociedad lo que eligiera, busqué lo que realmente era; yo no buscaba un “trabajo” que ejercer los siguientes años de mi vida, en realidad era mucho más ambiciosa; me buscaba a mí misma, mi identidad, lo que yo quería, deseaba, anhelaba…lo que yo ejercía desde hacía ya mucho, lo que sentía nacer en mi y no sabía qué; lo que un día haría sin importar lo que tuviera o dónde estuviera; lo que me buscaba era lo que yo era.

Si iba a buscar lo que yo “era” era necesario saber lo que era, en realidad.
Mis pensamientos vagaron dentro de mí, de mi historia personalidad y personalidad. Desde niña, apenas hablante, había sido muy sensible. No era yo la que lo decía, sino las personas que me rodeaban. Mamá veía el sufrimiento que en ocasiones me causaba el sentir algo más: el ver llorar a alguien, sufrir. Rezaba frecuentemente, y aún con cariño, mamá recuerda cómo una niñita pequeña víctima de un regaño solía irse a “hablar” con la virgencita que tenía oculta en un lugar secreto de su lugar de juegos.

La lectura de libros aumentó mi sensibilidad en ocasiones, viviendo con los personajes solía quedarme horas y horas llorando la tragedia de alguien, pensando la forma de resolver algún problema o la forma de ayudar a alguien. Cuando crecí más la formalidad que podía tener era fácilmente cautivada por aquella persona, aquella vida que era un misterio…aquel ser humano diferente. En el momento de la amalgama de las ciencias comprendí que el ser humano era complicado y su mente potencial e inimaginablemente conflictiva. Eso me cautivó; el de dónde venía tanta ciencia.

Resulta gracioso que todavía esté en mi mente lo que a continuación escribiré: por la sensibilidad, por la compasión, valores aprendidos y siempre meta inalcanzable por conseguir, empatía y vocación de servicio, así como también por mi afabilidad hacia los valores de la religión católica; decidí seguir y tomar los votos para convertirme en religiosa o monja católica.

No era una decisión tomada aún, pero durante años estuvo en mi pensamiento hasta que llegaron los pensamientos a ese momento cúspide de los 17 años. Sabía que era una decisión muy importante, nadie me lo tomaría en serio, aunque muchas veces había bromeado con ello. En el momento en que lo pensé seriamente debo decir que me asusté un poco. Resultaba una vida dedicada a otra que no había imaginado de forma seria, pero que se me presentaba totalmente clara. Si había algo que era fundamental en este pensamiento era la trascendencia de la labor que iba a realizar, muy diferente a cualquier otro “trabajo” o profesión. Me propuse mantener en secreto aquel pensamiento que caminaba a convertirse en decisión mientras, al menos hasta que tomara la decisión definitivamente para anunciarlo luego a mi familia.

Durante días busqué, según mis posibilidades, los lugares en los cuales podría tomar los votos religiosos, es decir; conventos. Mientras lo hacía, las ideas que me embargaban me producían ansiedad: ¿qué diría mi familia luego de darles la noticia en caso de decidirme? ¿Qué dirían mis profesores? ¿Qué dirían mis amigos?

Pero seguí, aunque el reto se me presentaba más grande luego de elegir algunas opciones de conventos a dónde ir: encontré algunos en Potosí y Sucre, de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo o “Carmelitas”. El “problema” era que se trataba de “Claustros” lo que significaban votos de castidad, pobreza, servicio y completo encierro, aislamiento y soledad.
Ya había encontrado las opciones, ahora era tomar una decisión.

Aún faltaban meses, pero mientras imaginaba lo que significaría abandonar todo lo que era mi hogar y tomar los votos, aún quedaba la opción de estudiar una carrera universitaria pero las opciones se presentaban confusas. Derecho me atraía, por la fuerza que necesitaba al poner mi mente entre el dilema de la justicia del ser humano; lo más trascendental. El perfil era aceptable pero había algo que no me satisfacía. Busqué modelos, personas que pudieran darme una idea de lo que era (realmente) un abogado; durante semanas los encontré, mirando su perfil, sus valores, sus costumbres, su pensamiento… encontrando (con decepción) un perfil que parecía estar más centrada en la despersonalización con las personas que atendía. Algunos (incluso) no luchaban por la justicia, sino por el propio interés de una institución o persona con poder específico; aunque los había con calidad humana, eran tan pocos y de forma tan ideal que se resumían a un perfil tan poco humano que no respondía a lo que era yo. Quizás, pensé, si fuera abogada; intensificaría mucho de mí; las cualidades de llevar procesos, de realizar un trabajo correcto…pero que  influía poco en lo que era el ser humano al que yo deseaba contribuir… no al “ciudadano legal” sino a la persona, a la persona sobre todas las cosas.

En ese punto, tenía un inicio para elegir; sabía algo sobre mí, las cualidades que poseía, la historia de vida que tenía… y también sabía lo que no quería, lo que deseaba.

El ser humano.

Pensé en lo más trascendental; aunque el ser humano era una amalgama de ciencias maravillosas lo que manejaba a su mundo estaba en sí mismo; el cuerpo…la mente; aquella mente maravillosa que lo controlaba absolutamente todo entados los campos; desde la política hasta la religión, desde un ama de casa hasta un vicepresidente y un terrorista…ahí estaba lo trascendental.
Pensé en estudiar psiquiatría; una especialidad en medicina; pero no bastaba especializarme en el ser humano de forma biológica y
realizar una especialidad después… y entonces se presentó de forma casi inmediata: Psicología.

No era una profesión demasiado conocida en Bolivia, pero si la había escuchado aunque, debo decir la verdad, desde el momento en que lo pensé, estuvo ya en mi igual que un bebé desde el momento de la concepción; quieras creerlo o no ya está ahí.
Investigué y admiré la magnitud de aquella ciencia, la majestuosidad y la complejidad sobre todas las cosas... entonces; antes de que tomara cualquier otra decisión, la decisión estaba tomada (desde el día de mi nacimiento): Sería Psicóloga.

Dijera lo que dijera cualquiera todas las opciones perdieron el brillo; comprendí que la vocación religiosa era de mucha ayuda pero contemplaba la vida desde un lugar un poco menos práctico del que me ofrecía la ciencia, la profesión de abogada era tentadora pero perdería mucho de mí ahí; un poco de la sensibilidad que había en mi, de la admiración por el ser humano que tenía, los valores que me profería como meta…y el hacer algo y ver feliz a una persona, auténticamente feliz.

A veces creo en cosas que muchas personas definirían poco importantes o prácticas; creo en lo bueno de las personas, en la bondad, en los valores y luchar por ellos, en un momento…de hecho soy algo soñadora, y complementando a mi narración; ya que hablo de profesiones, un día, cuando tenía alrededor de doce años; soñé con ser escritora… con escribir lo que me gustara por lo que sentía. Eso también me llevó a pintar, a expresarme por el arte…y a bailar. Aunque en un momento se presentó como opción de profesión, los convertí en parte de mi vida también; pues bailo cuando lo deseo, me apasiona pintar lo que imagino y escribo a menudo también cuando lo siento en mí.

Y desde ése día… fui psicóloga… ¡de forma consciente XD...!
                                                                                                                                                                                           

Desconectado Rose Bellatrix

  • [·a] Conde
  • ****
  • Mensajes: 568
  • País: bo
  • Reputación +22/-1
  • Sexo: Femenino
  • "El Conocimiento es PODER".-
  • Afiliado a: Programa La UMSA Contra el Cáncer, Psicología de la Salud y Psiconcología. Unidad de Salud Mental, Área Psicología, Hospital de Clínicas.
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #7 en: Mayo 08, 2015, 03:03:06 pm »

Mientras espero a una reunión con amigos para realizar nuevos proyectos, pues me decidí a escribir un par de palabras para mi querida Ajayu.
En realidad no sabía donde contar un poco más de todo lo bonito que he estado viviendo. Escribí un par de artículos acá y comenzaba contando tanto sobre mí (y nada del artículo) que todo quedaba fuera de lugar. Decidí (mejor) utilizar una entrada para resumir un poco más de mi vida.

Creo que debería llamarse un foro "algo" egocentrista, puesto que hablamos de nosotros mismos y partimos con el "yo, yo..yo..yo..." hasta terminar hablando simplemente de nosotros mismos. Quizá no sea tan malo, después de todo, pues los seres humanos tenemos la capacidad de aprender de las experiencias de los demás.

En fin, soy la reina divagando  -xD-

Meses muy fructíferos. La tesis me ha tenido prácticamente con todos los estados de ánimo que pudiera tener; desde asombrada y esperanzada hasta desesperada y completamente feliz. Finalmente , y bajo mucho tiempo de reflexiones y aprendizajes mi querido tutor clandestino me recomendó la salida más elegante y fácil (la que yo no quería tomar) pero...al final no es tan malo, pues también es científico. Pero, quién en su sano juicio (científico) decidiría hacer una tesis que no contribuye a nada, sólamente para trancar la puerta por las noches (por decirlo así). Me dijeron que el 98% de los que hacen la tesis. Y volteando los ojos sè (entonces) que yo soy de èse mínimo 2%.

Mi tematica me toca, en lo más profundo y por ello más que el formato lo que me ha tardado es el sentido, el significado, la coherencia que deberían tener los conocimientos. Ayer, hablando y conociendo finalmente al autor de varios libros, de muchísimas investigaciones acerca de la temática de mi tesis; el Dr. Bismarck Pinto; pude aclarar mis ideas pero más que sobre un tema, sobre el sentido que llevaba en mí. Fue un gran placer encontrar a alguien que siente las mismas frustraciones por ver psicólogos "desaparecer" luego del egreso, casándose o teniendo hijos; a alguien que había leído los artículos que yo había leído y quien había sentido la misma emoción al imaginar la maravilla del conocimiento profundo y aplicado en el ser humano. Pude hablar de mis inquietudes para realizar investigación, la maravilla que me produjo leer a Carl Rogers por primera vez y cómo había pensado, en ese momento, lo maravilloso que era su pensamiento y lo parecido que pensaba yo. El  sentimiento, compromiso de atender pacientes y hacer el mejor esfuerzo siempre. Cuando terminé, sentí que casi lloraba de la alegría y emoción y él, sonriendo, comprendía mi sentir. Realmente fue maravilloso. Dijo que era una "joyita" y me dijo que sería un gusto que fuera con él luego de sacar la licenciatura para realizar investigaciones en el Instituto que ahí tienen. Realmente me siento tan feliz..! Pocas veces se encuentran personas que, al escuchar esas ansias, esas ideas locas....te comprenden y alientan y en las cuales sientes aquella felicidad como la tuya.

Ja,jaja...! bueno, eso respecto a la tesis (la elegante y refinada salida). En el Hospital la vida es otra cosa. La experiencia cambia mi vida todos los días con cada paciente, cada una de sus historias y al sentirlo. No alcanzaría para poder contar cada una de las cosas que aprendo de cada uno y lo exigente que es el trabajo. A pesar de que existen alrededor de cincuenta especialidades en psicología, pues existen pocos psicólogos especialistas que atienden casos específicos y se dedican a ellos. En el Hospital llegan todo tipo de casos y a una le exigen saber absolutamente todo; desde problemas específicos de pareja hasta intentos de suicidio y problemas de ansiedad por enfrentarse a diferentes tratamientos médicos.

Hablando del hospital, pues es una selva. Existen todo tipo de profesionales que he tenido el gusto (en su mayoría) de conocer, aunque siempre me sorprende uno que otro estudiante de cualquier carrera (medicina, psicología, enfermería, nutrición) con una total falta de humanidad, lo que es  imprescindible para atender pacientes de una forma correcta y eficaz. Ahí se aprende lo importante que es la calidad humana antes que profesional. Un profesional puedes encontrarlo en cualquier lugar, pero alguien que valga la pena? en ninguno.

En fin, me alargo demasiado y debo irme, aunque debo decir que es un placer volver nuevamente a las andanzas en mi querida Ajayu (algo abandonada por culpa de dos irresponsables abogados egocéntricos) pero siempre amena.

Cariños:

Rose  -nice-

Desconectado p-chan

  • [·a] Arzobispo
  • [·a] Gran Duque
  • *******
  • Mensajes: 1997
  • País: bo
  • Reputación +62/-1
  • Sexo: Masculino
  • Soy un procrastinador...
    • Organización Mundial del Movimiento Scout
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #8 en: Mayo 08, 2015, 03:26:20 pm »
Bienvenida nuevamente, mi Lady.

La educación es como una erección, si la tienes se nota.

Desconectado Rose Bellatrix

  • [·a] Conde
  • ****
  • Mensajes: 568
  • País: bo
  • Reputación +22/-1
  • Sexo: Femenino
  • "El Conocimiento es PODER".-
  • Afiliado a: Programa La UMSA Contra el Cáncer, Psicología de la Salud y Psiconcología. Unidad de Salud Mental, Área Psicología, Hospital de Clínicas.
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #9 en: Marzo 23, 2017, 07:06:39 pm »
Es bueno volver nuevamente, aunque supongo que con un estilo diferente.

Aunque no es lo apropiado, los pensamientos y las emociones están enfocados en un suceso reciente: el nuevo y gran hombre que me acompaña al lado.
En realidad no lo imaginas. O...esencialmente es diferente de cómo lo imaginas pero igual. En realidad es una confusión que te hace feliz.

Creo que me faltaban más experiencias para conocerlo pues él es todo un enigma maravilloso, complejo y divertido a la vez. Tampoco lo idealizo. Es un año y más que nos conocemos y entre conversación, salida e intercambio de opiniones sobre temáticas tales como la política actual, películas de superhéroes, música, amigos, problemas familiares...descubres que tienes a un buen amigo a tu lado. En eso puedo darle crédito a la teoría; una pareja esencialmente es un amigo, un compañero con el cual te sientes cómodo y cómoda y con el que te descubres compartiendo las cosas más oscuras que no compartiste con nadie, simplemente porque tienes un gran pilar: la CONFIANZA.

El gusto puede ser inmediato, espontáneo pues sino no hubieran existido tantos momentos compartidos tan cómodamente. Puede gustarte la forma en que viste, la colonia que utiliza, que conozca temas que tú no o algo indefinido....      Pero aquello no duraría para nada, necesitas una BASE para querer mucho y TIEMPO para que ése cariño nazca sin que te des cuenta, espontáneo, hermoso y que hace que sientas tanta calidez y quieras cuidarlo por ello.

Y me siento feliz aunque algo diferente también. Es extraño tener a una persona tan importante desde hace tanto tiempo. No es lo mismo charlar de alguna manera con alguien como asumir la responsabilidad de querer y demostrar de esta manera. Y una cambia. Cambian tus pensamientos después de largas experiencias teóricas, de amigos, de familia y, en mi caso, de pacientes. Cambia tu percepción de lo que realmente es querer y aprendes.

En fin, es un completo aprendizaje. Nunca es como me lo imaginaba; ni sus reacciones, ni sus expresiones ni sus comentarios y es algo...incontrolable, lo que me crea una serie de dudas que despeja con una sonrisa y un comentario inteligente. Y es que puedo pasar por alto cuando hablo de su inteligencia? Y ése era el punto difícil al enamorarme de alguien: que TENÍA que ser más inteligente que yo y eso,  al ser yo una pequeña ratita de biblioteca, siempre fue difícil. Pero, podría haber encontrado a alguien más fascinante que él? Como siempre le digo; es un buen "contrincante" intelectualmente hablando y siempre hace falta algo de emoción para llegar a una constante y emocionante lucha de poderes día con día. Y por qué? Porque así es fascinante aprender cada día.

En fin, un nuevo capítulo comienza.

Ahora debo comprar chocolate para que él sea feliz   -giggle-


Rose

Desconectado Teru Mikami

  • [X-Kira]
  • [·a] Señor Feudal
  • [·a] Héroe
  • *******
  • Mensajes: 2994
  • País: bo
  • Reputación +118/-0
  • Sexo: Masculino
  • :: Sakujo ~
    • #:·: ~ Virtual Insanity ~ :·:#
  • Afiliado a: Mas y Mejor Internet para Bolivia
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #10 en: Marzo 27, 2017, 04:09:47 pm »
 -x3- P-chan y Rose son novios.... aw~

Ejem, bienvenida de regreso!!





Desconectado p-chan

  • [·a] Arzobispo
  • [·a] Gran Duque
  • *******
  • Mensajes: 1997
  • País: bo
  • Reputación +62/-1
  • Sexo: Masculino
  • Soy un procrastinador...
    • Organización Mundial del Movimiento Scout
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #11 en: Marzo 28, 2017, 07:39:35 pm »
No señor dictador, digo, Señor Feudal, lamentablemente Lady Rose y yo sólo somos amigos. Aún lo mencionado, mi corazón retumba de alegría con su regreso.

La educación es como una erección, si la tienes se nota.

Desconectado Rose Bellatrix

  • [·a] Conde
  • ****
  • Mensajes: 568
  • País: bo
  • Reputación +22/-1
  • Sexo: Femenino
  • "El Conocimiento es PODER".-
  • Afiliado a: Programa La UMSA Contra el Cáncer, Psicología de la Salud y Psiconcología. Unidad de Salud Mental, Área Psicología, Hospital de Clínicas.
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #12 en: Abril 04, 2017, 08:59:52 am »
P-Chan y yo? 

 -noo- -noo- -noo- -noo- -noo- -noo- -noo- -noo- -noo- -noo-

Ja,ja,ja! Bueno no es P- Chan pero es alguien igual de inteligente y carismático que él, entonces nos llevamos super bien  (con sus complicados enredos, claro)

Gracias por la bienvenida y a seguir escribiendo entonces!

 -wii-
« Última modificación: Abril 04, 2017, 09:05:02 am por Rose Bellatrix »

Desconectado Rose Bellatrix

  • [·a] Conde
  • ****
  • Mensajes: 568
  • País: bo
  • Reputación +22/-1
  • Sexo: Femenino
  • "El Conocimiento es PODER".-
  • Afiliado a: Programa La UMSA Contra el Cáncer, Psicología de la Salud y Psiconcología. Unidad de Salud Mental, Área Psicología, Hospital de Clínicas.
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #13 en: Abril 07, 2017, 11:48:29 am »



Multifacético



Él es un hombre complejo.

Hace que piense más de la cuenta algunas cosas. No todo es rosas y amor; sino reflexiones en torno a políticas gubernamentales, situaciones sociales y políticas del mundo que se tornan con otro sentido cuando él me las explica citando a más autores de los que puedo recordar y más fechas de las que puedo estar segura de saber algún día.  Se tornan en problemas importantes que llegan a ser los que realmente influyen en el mundo, en la ciudad, en las personas. Y luego de tanto es agradable tener tantos libros en la mente que me cito secretamente a revisar para poder tener un debate decente con él.

Por otra parte es interesante poder llevar una relación en donde los secretos salen a relucir.  Bajas la "guardia" del vestir perfectamente bien todos los días y optas por ponerte algo cómodo que te guste frente a él porque te da confianza. Te sacas la máscara de la "psicóloga" para ponerte tu propia máscara, multifacética y hablar de todo con él; desde lo que desayunaste hasta tus proyectos, miedos y frustraciones. Te sorprendes hablando de la importancia de la depresión y estrategias cognitivo conductuales de intervención para la adherencia terapéutica en pacientes con carcinoma epitelial y basal  y en media hora estas hablando de lo ricas que son las papitas fritas para la sopa de maní y que deberían comerlos juntos pues a él también le encantan. Un día Foucault y el Poder y al rato sobre el Punto nieve en  los bizcochos. Conocimiento, información, risas y seriedad. Qué es éste sube y baja emocional que domina todo lo que haces?

 Y te influye.  Hay alguna conversación que no haya influido en mi opinión personal de alguna manera? Es que terminas respetándolo como profesional; es su área y puede enseñarte pero también como amigo, persona y tú te diviertes explicándole lo desconocido para sus sentidos.

  Aprender. Todo es un aprendizaje con éste hombre maravilloso. 

Y seguirá el aprendizaje....


Rose



Desconectado Rose Bellatrix

  • [·a] Conde
  • ****
  • Mensajes: 568
  • País: bo
  • Reputación +22/-1
  • Sexo: Femenino
  • "El Conocimiento es PODER".-
  • Afiliado a: Programa La UMSA Contra el Cáncer, Psicología de la Salud y Psiconcología. Unidad de Salud Mental, Área Psicología, Hospital de Clínicas.
Re:De la Pluma y el Bolígrafo de Rose
« Respuesta #14 en: Abril 12, 2017, 04:28:23 pm »
LA PSICOLOGÍA DE LA SALUD, HOSPITALARIA, PSICONCOLOGÍA…Y YO

Y después de mucho tiempo…vuelvo a las letras.

Mucho tiempo ha pasado, sin embargo nunca es tiempo desperdiciado. Ha estado tan lleno de experiencias, conocimientos y magníficas personas que siempre uno va dando gracias al tiempo de tener tan buena fortuna. Sin embargo el tiempo también es un factor fundamental a la hora de escribir.

En esta oportunidad sobre mi estabilización y encuentro con mis áreas de especialidad: psicología clínica, de la salud y psiconcología.

El miércoles pasado estuve dando un pequeño taller a estudiantes de medicina y al contar la experiencia del cómo decidí dedicarme por exclusivo a estas áreas recibí un caluroso aplauso y luego aceptación. Refuerza tus convicciones y te dice que vas en un buen camino.

Elegí la psicología clínica en la universidad. Era una materia impartida por la maravillosa Dra. Margaret Hurtado, Doctora en el área de psicología clínica quien impulsó mis primeros pasos en éste campo fascinante y magnífico de la psicología. Quién podría haberme inspirado mejor? Ella me enseñó cómo brindar ese bálsamo de alivio con ciencia y corazón en el momento en que el paciente lo requiera y me dio las bases del cómo hacerlo luego de que aprendiera sobre el sufrimiento humano en la materia de psicopatología.

Con sorpresa descubrí que a pesar de esto muchos de mis compañeros (la gran gran mayoría) esquivaron toparse con ésa área para dedicarse a la psicología educativa, psicología organizacional y otras áreas que, a pesar de tener igual de mérito, parecían menos desafiantes que la primera.

Clínica es, como quien diría, un área diversa que toca todas las demás áreas. El área de lo normal y lo anormal, el área de sufrimiento. El área donde tocas el pozo en el cual se sumerge el paciente con depresión, la pesadilla permanente del paciente con ansiedad, el deseo de morir del paciente con fobia social….tocas el miedo, lo sientes… AL fin y al cabo TIENES que sentirlo para poder tratarlo.  Científicamente era el área más desafiante que había tocado: se requerían conocimientos en psicología cognitiva, dominar psicopatología y semiología psiquiátrica, psicofarmacología, psicoterapia cognitivo conductual, humanista, bases de terapia sistémica entre otras las cuales, más que lecturas y criterio, requerían profunda memorización, reflexión, experiencia.


Era un área desafiante, impredecible pero apasionante. Me llenaba como profesional y como persona el tener que matarme estudiando para saber exactamente lo que debería hacer en cualquier caso que se me presente. Y sigo haciéndolo, por cierto.

Eso me llevó a realizar mis prácticas en el Hospital de clínicas cuando me encontraba en cuarto año de la carrera.

Muchos desertaron antes de tomar taller clínico, que era la materia dedicada a la práctica clínica. Quizá ya haya comentado aquello pero nos repartieron a todos en áreas del Hospital de clínicas en los que trataríamos a pacientes con un método determinado (psicoanalítico) para darles un encuadre diagnóstico y posteriormente técnicas de relajación.


Un mundo se abrió para mi. Conocí a pacientes que no necesariamente requerían atención en psicología por casos como ansiedad, estrés, depresión y otros trastornos clínicos sino me encontré con pacientes que sufrían por otras causas: amputación, enfermedades neurológicas, dermatológicas, reumatológicas, males cardíacos, oncológicos, en emergencias, infectología…. A pesar de que estos pacientes no necesitaban apoyo psicológico por trastornos mentales me di cuenta de que si lo necesitaban por otras causas y un tratamiento psicológico diferente.

Fue mi primer acercamiento a la psicología de la salud.

A pesar de que no me dediqué inmediatamente a ello. Me sumí en las ordenes que me daba el jefe del área de psicología de la Unidad de Salud mental del hospital: a síndromes relacionados con la depresión y la ansiedad en casi todos los casos, a evaluación de pacientes con diferentes diagnósticos.

Realicé mis prácticas finalizando la carrera en el área de Neuropsicología, trabajando con pacientes con lesiones cerebrales de diferentes tipos; alzheimer, parkinson, hemiplejia, aneurismas a los cuales se les brindaba estimulación neurocognitiva para su rehabilitación a cargo de un equipo de profesionales, desde neurólogo, fisioterapeuta hasta neuropsicólogos, donde estaba mi persona. Trabajé un año especializándome en pacientes con hemiplejia y Alzheimer y terminé realizando mi trabajo de grado con un estudio de caso de una paciente con Alzheimer.

A pesar de que fue una de las áreas más queridas para mi y a la que pensé dedicarme por completo la psicología clínica me llamaba. Decidí realizar la tesis en el área de psicología  clínica por lo que requería “inspiración” y el no perder la práctica por lo que pedí mi ingreso al hospital de clínicas para hacer internado rotatorio, el que se me concedió felizmente.

El trabajo “real” luego de tanta teoría se me presentó frente a frente planteándome nuevos retos. Aprendí a contextualizar los casos desde la teoría hasta la práctica, a ver casos “bolivianos” en psicología clínica y examinar la salud mental desde otra perspectiva.

Mientras realizaba la tesis y consultaba con mi tutora algunos puntos manifesté mi deseo de dedicarme por completo a la psicología clínica y (dudando) a la psicología de la salud la cual apenas había estado conociendo obligatoriamente por mi experiencia en el hospital. Ella amablemente me habló de un programa del que había escuchado cuando aún estaba en la Universidad; un programa de la universidad a cargo de un Oncohematólogo, el Dr. Ricardo Amaru, el cual se dedicaba a realizar actividades en el área de la salud. Asistí algunas reuniones para poder observar la diversidad de actividades que realizaban en ése entonces, pero de las que aún no era activa.

Al año siguiente seguí asistiendo al hospital con otro enfoque; llevando mis estudios en psicología de la salud más en serio y tratando de aplicarlos a los pacientes y a la realidad inicialmente de forma teórica. Ingresé al programa LUCC con el ánimo para poder aportar más y ser más activa en las actividades realizadas por lo cual intervine en ciertas exposiciones de capacitación que fueron dándose en el área del cáncer. Conocí entonces excelentes médicos interesados en mi perspectiva en psicología clínica y sus aportaciones para realizar tratamientos más integrales en los pacientes. El cáncer se convirtió de un tema “secundario” en un tema de actualidad que requería atención diversa, más allá de tratamientos, políticas fuertes, estructuradas de forma correcta y coherente con la realidad. Recibí la invitación para formar parte de una organización de nombre “EMPODERATE”, dedicada a la lucha contra el tabaquismo el cual me dediqué a estudiar y analizar más profundamente tomando conciencia del papel fundamental que tenía la psicología en tratamientos cognitivo conductuales para dejar el hábito tabáquico. Conocí a médicos dedicados y preocupados por tales tratamientos que me abrieron los brazos para recibir nuevas ideas y aportaciones y que (increíblemente) cambiaban el paradigma biomédico por el biopsicosocial al examinar a los pacientes.

Mis aportaciones resultaron en pedidos y charlas sobre mi criterio con los doctores del programa quienes parecían sorprendidos de saber que había una teoría científica para tratar diversos temas en salud. Mientras eso pasaba mi percepción sobre la atención a los pacientes del hospital había cambiado totalmente investigando lo que requerían según el caso. Ahí descubrí la psicología hospitalaria; un área desafiante que me llevaba más allá de la psicología clínica, de la psicología de la salud…que requería conocimientos específicos sobre medicación, no solamente psicofármacos, sino medicación diversa en las diferentes especialidades y saber específicamente sus efectos en la conducta de pacientes hospitalarios. Evaluación en diferentes patologías; desde pacientes con quemaduras, amputaciones, cáncer, VIH-SIDA, lupus, reumatismo, pacientes con dolor… hasta pacientes con diagnósticos terminales.

Resultó evidente que la salud era un tema más que importante: fundamental en el ser humano. Había conocido el sufrimiento en trastornos mentales pero hasta ése momento conocí el sufrimiento desde lo físico.

Y ahí la vida cambió.
Me titulé y sabía a lo que deseaba dedicarme. La psicología clínica estaba en mí, pero al mismo tiempo la psicología de la salud estaba presente junto a la psicología hospitalaria. Tuve el honor de fundar el área de psicología de la Salud y Psiconcología en el Programa LUCC (La UMSA Contra el Cáncer) y formar un grupo de estudiantes ansiosos por dedicarse a ello.  Me nombraron como docente para capacitarlos y dirigirlos por los cuales me sentí responsable en ésos momentos. Nos brindaron una carpa en las ferias del Prado por lo que nos preparamos teórica y prácticamente en el área de Psicología desde otra perspectiva: psicología preventiva en salud. Tuvimos que apurar teoría y  practica para intervenir en psicología preventiva en oncología en diversos temas: cáncer de próstata, cervicouterino, mama, piel. Ahí entraron en juego los conocimientos sobre intervención en psicología de la salud.

Y terminó la gestión. A medio proyecto me contrataron para trabajar como psicóloga a cargo de la Escuela Municipal de las Artes (EMDA) en la Ciudad de El Alto, para llevar a cabo un proyecto de evaluación y capacitación durante tres meses. Fue un área diferente, pues estaba acostumbrada a ver patologías y no así dedicarme a la psicología del arte , pero fue un tiempo inolvidable. Eran alrededor de dos mil estudiantes a los cuales debería evaluar, capacitar en temas de autoestima, brindar talleres a padres de familia y capacitar a profesores pero se hizo. Además, mientras realizaba mi trabajo, tuve el más directo y bello acercamiento con las artes. Presenciar el ensayo de los violines, escuchar a los cellos, ver el majestuoso nacimiento del ballet clásico en niños y niñas de cinco años hasta los extraordinarios movimientos de profesores…. Sentir la pasión del ensayo en ballet folclórico, la tranquilidad y emoción de las clases de pintura y escultura…fue inolvidable, pero, mientras tanto lo único que pensaba era en volver a trabajar en el hospital y en el programa LUCC.

Finalmente volví pero se me hizo la necesidad de tener un consultorio privado como siempre había soñado. Es un reto, pero cuando lo pienso y me planteo mi vida de aquí a cincuenta años (si llego) solamente me veo a mí, con mi consultorio trabajando con éstos pacientes y haciendo lo que me llena de todas las formas el resto de mi vida.


Sin embargo sigo con mi preparación en el área, en psicología clínica, de la salud, hospitalaria, preventiva y psiconcología. Luego de los proyectos se me viene dando la necesidad de hacer investigación pero sé que debo estructurar más aún mis ideas. Por lo pronto en el programa LUCC seguimos con un proyecto de prevención del cáncer de piel en colegios para los cuales junto a mis queridos amigos doctores, debo estructurar una capacitación para estudiantes de medicina, enfermería, odontología, etc. Es un reto, pero se ha convertido en lo fundamental para mi. Hace un par de semanas expuse algunos lineamientos generales sobre la intervención en salud; planteamientos individuales y un acercamiento a la salud pública y recibí los elogios de un respetable oncólogo el cual enfatizó la importancia de tales planteamientos para poder estructurar programas efectivos y resaltó el papel de la psicología en salud. Fue increíble saber que se puede lograr algo más con ciencia, preparación en el área. Me brindó muchos más ánimos para continuar y seguir adelante en ello.

En fin, resulta una historia aún inconclusa pero en seguimiento. El nuevo consultorio me plantea el reto de estructurar mis ideas en proyectos factibles para los pacientes que siempre me preocuparon y a los cuales quiero tratar siempre como lo más importante: ciencia y corazón.

Rose

 


* [·a] ChatBox!

Actualizar Historia
  • Libre y para todos x)
  • Teru Mikami: Estamos de regreso ;)
    Marzo 07, 2017, 07:05:50 am
  • p-chan: Volver... con la frente marchita, las nieves del tiempo platearon mi sien.
    Marzo 13, 2017, 02:54:50 pm
  • Teru Mikami: Ahh... el momento de hacer facturas. La recopilación de tu vida en el último mes...
    Marzo 14, 2017, 11:09:18 pm
  • Rock Lee: Me alegra volvieran con mas :D y la sólida .13
    Marzo 19, 2017, 08:14:42 pm
  • p-chan: ¡Una alegría leerte Rock!
    Marzo 19, 2017, 08:55:36 pm
  • p-chan: Si, volvimos y esperamos tenga más movimiento que antes.
    Marzo 19, 2017, 08:55:53 pm
  • Rock Lee: Solo espero teru no hagas esas pruebas locas de siempre de seguro todo funcionara
    Marzo 19, 2017, 08:59:02 pm
  • p-chan: Jajajajajaja
    Marzo 19, 2017, 09:00:40 pm
  • Teru Mikami: Saben que siempre haré pruebas locas  -cool- no se porque se extrañan si acá todo es "en caliente" sin previo aviso
    Marzo 19, 2017, 10:26:20 pm
  • Akemi Usagi: Estoy viva -inserte meme de mushu- jajajja buenas noches xDD
    Marzo 19, 2017, 11:50:54 pm
  • Akemi Usagi: [enlace]
    Marzo 19, 2017, 11:52:08 pm
  • Akemi Usagi: xDD
    Marzo 19, 2017, 11:52:12 pm
  • Akemi Usagi:
    Marzo 19, 2017, 11:52:36 pm
  • Rock Lee: I am back xD desde las oscuras tierras de narnias :v
    Marzo 20, 2017, 09:45:34 am
  • p-chan: Genial, varios estamos volviendo XD
    Marzo 20, 2017, 10:13:05 am
  • Teru Mikami: Extraño a Don Capibara D:
    Marzo 20, 2017, 10:50:30 pm
  • p-chan: @Teru Mikami, estamos con piojos en el foro, digo, bots
    Marzo 21, 2017, 11:04:02 am
  • Rose Bellatrix: Saludos a todos nuevamente. Soy yo o hace falta que alguien AGRANDE el tamaño de letra en el chat? No veo absolutamente nada  !!
    Marzo 22, 2017, 04:40:38 pm
  • Rock Lee: Yo ando del celular y se ve algo chico xD
    Marzo 22, 2017, 08:46:05 pm
  • 天使アニメフランゲル: El Foro sigue vivo y con los mismos errores, solo pasaba a saludar por la nostalgia.
    Abril 01, 2017, 04:15:11 pm
  • Rock Lee: Pura nostalgia del 2013(?
    Abril 03, 2017, 03:17:10 pm
  • p-chan: Creo que todos entramos en ese cuadro nostálgico
    Abril 03, 2017, 07:09:14 pm
  • Rose Bellatrix: No todos  :/
    Abril 04, 2017, 09:21:50 am
  • Rock Lee: (? Creo falta agrandar las letras de algunas cosas ya no somos tan jóvenes como en 2013
    Abril 05, 2017, 03:57:31 pm
  • p-chan: Jajajajaaja
    Abril 06, 2017, 07:17:39 pm
  • p-chan: Debo manifestar mi alegría porque a mí si me funciona la vista XD
    Abril 06, 2017, 07:17:58 pm
  • Rose Bellatrix: Y P-Chan nos  restrega su buena vista....  -duh-
    Abril 07, 2017, 11:26:46 am
  • Rock Lee: Jajaja largas horas arreglando ajayiu
    Abril 09, 2017, 06:10:00 pm
  • Rock Lee: Pasan factura (?
    Abril 10, 2017, 05:59:06 pm
  • Teru Mikami: Ya pague por el foro de nuevo y por un año :D
    Mayo 21, 2017, 11:03:05 pm

Facebook Comments